La Mujer en nuestra Iglesia

Hoy, día 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer) nos sentimos orgullosas del trabajo por la Igualdad que hace la iglesia Anglicana y de la gran labor de nuestras antepasadas, mujeres valientes que fueron pioneras en algo tan históricamente vetado para nosotras como el servicio religioso.

Tenemos muy presente a las pioneras Katharina von Bora (1499-1552) gran reformista luterana, Katharina Schütz (1497/8-1562, que afirmaba que “todos los cristianos, incluidas las mujeres, tienen la responsabilidad de levantarse por la verdad”, Úrsula Münstenberg. (1491–1534), introdujo libros de Lutero
de contrabando o Marie Dentière (1495-1561) predicadora a la par de Calvino, cuyo nombre fue recientemente añadido al Monumento Internacional de la Reforma en Ginebra.

En España, recordamos a la española María de Cazalla (1478–1529) que tuvo la valentía de cuestionar la validez de los sacramentos católicos después de leer los libros de Erasmo y Lutero (y fue torturada por la Inquisición debido a ello) o Margarita de Navarra, autora de numerosos textos de corte religioso y maltratada (como tantas otras) por defender una postura religiosa diferente y transgresora para la época.

En este “time-line”, no podemos olvidar que el protestantismo dio a las mujeres acceso a algo tan básico como la educación, ya que la inmensa mayoría de mujeres de esa época era analfabeta.

En la actualidad, podemos tener seguro que las mujeres vamos alcanzando poco a poco el papel que nos corresponde en la sociedad y concretamente en el anglicanismo, teniendo brillantes ejemplos en Barbara Harris (ordenada obispo en Estados Unidos en 1989), Libby Lane (consagrada en 2015 como primera obispa de Stockport) o Sarah Mullally (consagrada en 2017 como primera mujer obispo de Londres).

En nuestra Iglesia Española Reformada episcopal  de comunión Anglicana, las mujeres comenzaron a ser ordenadas presbíteras a partir de 1992, anticipándose a muchos otros países.
Desde entonces varias  mujeres ejercen el ministerio en la Iglesia en igualdad de derechos que los varones.

Hoy 8 de marzo, recordamos a estas mujeres y les dedicamos este artículo a ellas y a todas las que han sufrido y sufren un trato diferente en cualquier ámbito de la vida, especialmente aquellas que dedican su vida al más importante de los trabajos: el servicio a Dios